esendeit

RETICULITERMES FLAVIPES

El Proyecto

Introducción

La termita subterránea Reticulitermes flavipes es una especie considerada como peligrosa a nivel medioambiental y económico y que potencialmente se podría convertir en plaga. Teniendo en cuenta todas las características de esta especie invasora, se hace imprescindible su erradicación antes de que se expanda dentro de la isla de Tenerife y/o al resto de las islas.

En este sentido cabe puntualizar que el control y potencial erradicación de la especie se está llevando a cabo conforme al marco legislativo vigente, teniendo en cuenta todas las cautelas ambientales requeridas por ordenamiento jurídico tanto español como de la Unión Europea.

Esta especie ya se encuentra catalogada como especie exótica invasora en  España en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. Incluir entre paréntesis la opción de verlo en la web del Ministerio, Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras - Artrópodos no crustáceos. A nivel mundial está considerada como una especie con potencial invasor alto que puede causar graves daños económicos y medioambientales.

 

Antecedentes en Tenerife

Según los datos disponibles, esta especie fue detectada en Tenerife a principios de este siglo, si bien no es hasta el año 2017 que se toma conciencia del problema generado por esta termita, debido a los daños que se estaban produciendo en viviendas del municipio de Tacoronte.

Desde entonces, esta especie de termita ha continuado expandiéndose y ahora se encuentra presente en los municipios de Tacoronte, La Laguna y Arona.

Expansión de la termita subterránea en la Zona Norte de Tenerife (2015-2018)

Distribución actual de la termita subterránea en la isla de Tenerife

 

Fases del proyecto

Debido a las recomendaciones de proceder a una pronta erradicación, el Cabildo de Tenerife puso en marcha a finales del año 2019, el mayor tratamiento emprendido hasta ahora en el mundo contra una plaga de termitas subterráneas Reticulitermes flavipes. Desde entonces se han empezado a realizar acciones tanto administrativas  como sobre el terreno.

Este proyecto consta de 2 partes fundamentales:

1) Elaboración de la Estrategia de Erradicación de la termita Reticulitermes flavipes, en la isla de Tenerife.

2) Puesta en marcha un Plan de Actuación de Medidas Urgentes para frenar su expansión, mientras se elabora dicho plan.

La coordinación de los trabajos y toma de decisiones técnicas dentro del plan de erradicación de Reticulitermes flavipes, en la isla de Tenerife, recae en una Comisión Técnica, compuesta por diferentes administraciones y expertos en la materia.

 

Plan de actuación de medidas urgentes

La estrategia de erradicación desarrollada se basa en que el tratamiento sea lo más selectivo posible para minimizar la afección al medio. Parte de los dispositivos que se empezaron a colocar contienen en su interior detectores de madera, estos sirven para lograr un contacto con los insectos. Deben ser revisadas a los 45-60 días.

 

Estaca de madera afectada por termita subterránea

 

Una vez conseguido el contacto, se detecta presencia de barro en la ranura de la estaca, se sustituye por el producto autorizado (hexaflumurón). Es decir, sólo se emplearán los cebos (con hexaflumurón) cuando se detecte la presencia de termita.

Todas las estacas instaladas están siendo localizadas con GPS para posibilitar su posterior inspección. 

Esta instalación de estaciones de control con hexaflumurón o detectores de madera se está complementando con una prospección exhaustiva “casa por casa”, llevada a cabo por los técnicos del proyecto en los municipios afectados, inspeccionando más de 240 viviendas.

Esta prospección ha permitido instalar más de 15.004 puntos de control entre detectores y estaciones con biocida. 

 

 Técnicos de Tragsatec instalando una estación de control de suelo

 

Mapa con los puntos de control (estaciones + detectores) instalados en Tenerife por operarios de Tragsatec

 

Estos puntos de control son objeto de una monitorización continua en campo, mediante herramientas de geolocalización.

Otras de las medidas del Plan de Actuación es el acondicionamiento de un centro de acopios de residuos en La Laguna para la gestión de maderas infectadas.

 

Imágenes del Centro de Acopio de Residuos con contenedores y el proceso de fumigación de maderas infestadas.

 

Estrategia por fases

  1. Fase de contención: prospección al 100% del ámbito y tratamiento de puntos alejados y dispersos del mismo.
  2. Fase de control: al finalizar la fase 1 se realiza una actuación a gran escala mediante un tratamiento lo más amplio posible.
  3. Fase de erradicación: tras conseguir un control de la plaga se reforzarán las zonas donde se ha estado actuando en la fase 2, así como se colocarán cebos en aquellas lugares donde no.
  4. Monitoreo y control: es la fase más larga y que se prevé una duración mínima de 5 años.

 

Biocida empleado: hexaflumurón

La Comisión Técnica acordó que el biocida más adecuado para el control y erradicación de esta termita es el hexaflumurón.

El hexaflumurón es un compuesto inhibidor de la síntesis que la quitina. Actúa como regulador del crecimiento de los insectos, alterando la muda y el desarrollo de los insectos.

Los insectos mueren debido a que la nueva cutícula no les provee el tamaño, estructura e integridad necesarios para contener los músculos del insecto de manera funcional.

Es menos tóxico y se necesitan cantidades más pequeñas que en el caso de los tratamientos tradicionales con termiticidas del suelo.

El suministro será, por tanto, mediante puntos de cebado con biocida a base de hexaflumurón al 0,5%. Cada uno de estos elementos instalados está georreferenciado para facilitar su control.

Sólo se colocarán cebos con hexaflumurón al 0,5% en los casos en los que esté constatada la presencia de termitas.

 

 

  Portacebo con cebo de hexaflumurón (imagen izquierda) y cebo extraído del punto de control consumido por las termitas subterráneas

 

La finalidad es que las termitas se transmitan el hexaflumurón unas a otras aprovechando la trofalaxia, mecanismo característico de las termitas por el cual unas termitas alimentan a otras.

Una vez que se establece contacto con un termitero, resulta clave mantener los cebos para que este principio activo se disperse por la colonia y acabe con ella completamente.